Historia de Pando

Diversas tribus indígenas nómadas habitaban la región de lo que es el actual territorio departamental, donde se asentaron las tribus amazónicas de los grupos étnicos yaminahuas, tacanas, Ese’ejjas, Toromonas, Machineris, Cavineños y Pacahuaras. También fueron encontrados hallazgos de un sitio arqueológico en la localidad de Las Piedras al sur del departamento, se trataría de una muralla hecha de piedra que probablemente habría sido construida por una etnia organizada contra la expansión del Imperio Incaico.4​ Durante la colonia ingresaron expediciones españolas con resultados trágicos para los europeos, en la búsqueda del Paitití.

Tras la disolución de la Confederación Perú-Boliviana gobernada por Andrés de Santa Cruz desde 1836 hasta 1839 y con la reinstauración del gobierno de José Miguel de Velasco, se disputó el territorio con Perú y Bolivia anexó el territorio como parte del departamento de Santa Cruz.

En 1841 en el gobierno de José Ballivián, el territorio pasó a formar parte del departamento del Beni.

En 1867, el presidente Mariano Melgarejo cedió la mitad del territorio al entonces Imperio del Brasil en el Tratado de Ayacucho.

No sería hasta el siglo XIX en la década de los 80 cuando el territorio empezaría a ser poblado por siringueros y exploradores oriundos del departamento de Santa Cruz fundando sus asentamientos conocidos como barracas.

En la presidencia de Aniceto Arce el Congreso Nacional dicta la Ley de 28 de octubre de 1890 por la que se crean las Delegaciones Nacionales del Madre de Dios y la del Río Purús, eran una peculiar forma de llamar a un territorio que carecía de personalidad geográfica y jurídica definidas y que tampoco formaba parte de ningún departamento, una de las causas de la creación de las Delegaciones y Territorios de Colonias la permanente disputa, a veces a bala y a punta de machete, de los dueños de siringales que no sabían exactamente donde comenzaba y donde terminaba su propiedad.

Recién mediante D.S. de 16 de mayo de 1893 se crea la Delegación Nacional de Territorios del Noroeste y se designa a su primer Delegado Lisímaco Gutierrez. Recién en 1899, vale decir veinte años después, el gobierno nacional dispuso la creación de Puerto Alonso (cuyo nombre cambiaría, por el de Puerto Acre) como una tardía forma de sentar soberanía. Ya estaban asentados los brasileros en el número antes indicado y los bolivianos apenas habían llegado a las cercanías de lo que hoy es Xapurí. En el Alto Acre, en esos años, había solo un boliviano llamado Ángel Roca.

En 1900, el presidente José Manuel Pando creó el Territorio Nacional de Colonias del Noroeste, separándolo oficialmente del departamento del Beni, ya no como una delegación, sino como un territorio nacional independiente de cualquier departamento, como estrategia de controlar mejor esa zona frente a la llegada de brasileños al norte del territorio en la época de la Guerra del Acre.

Tras el fin de la Guerra del Acre y con los tratados de Petrópolis con Brasil en 1903 durante la presidencia de José Manuel Pando y el Polo-Bustamente con Perú en 1909 durante la presidencia de Eliodoro Villazón, finalmente las fronteras del Territorio Nacional de Colonias del Noroeste fueron delimitadas oficialmente con ambos países.